Los retos se vencen en equipo

Slide

Los retos se vencen en equipo

Por: Arq. Rodrigo Bernal

En nuestra sociedad existen un sinfín de interpretaciones sobre el concepto equipo, muchas veces esta palabra pierde su valor relegándose a un grupo de personas a las cuales se les asigna una tarea o un grupo de tareas a llevar a cabo omitiendo así el cumulo de atributos que este debe tener para alcanzar un objetivo.

Un equipo no es solo un conjunto de personas, o al menos no debería de serlo, un equipo es un complemento de cualidades, un cumulo de conocimientos orientados y liderados para alcanzar un objetivo que debe ser claro.

No se puede trabajar en equipo sin antes plantearse metas, son estas los elementos que acotan el actuar individual que suma, que contribuye a la generación de un producto. En la vida profesional específicamente hablando del campo de la arquitectura o el diseño podemos encontrarnos con muchos profesionales, muy talentosos, que sin embargo, no son claros dominadores de todas las especialidades que involucran el desarrollo de un proyecto, y se ven con la necesidad de integrar diversos actores que poseen conocimientos y habilidades complementarias, para aterrizar la idea y volverla un elemento tangible.

Es en este punto donde nace una relación importante entre conocimiento, liderazgo y responsabilidad, estos elementos deben entrelazarse de manera coordinada pues como se mencionó anteriormente nadie es pleno dominador de todas las especialidades universales y sin liderazgo la organización de las piezas no siempre podría ser la ideal, no basta saber a dónde se quiere llegar sino también como llegar, la responsabilidad es sin duda alguna el engrane conector, pues sin compromiso no existe dedicación suficiente, ni tampoco pasión para generar lo que se aspira, un equipo deja de serlo si alguno de estos elementos se torna ausente.

El liderazgo es algo fundamental dentro de las estrategias para alcanzar las metas, pues no puede haber un equipo exitoso que no tenga un líder claro que oriente al grupo en la obtención de metas, estrategias y resultados satisfactorios a través de la correcta identificación de las fortalezas de cada integrante, colocar a cada quien en su sitio, dándole el valor a cada tarea, a cada resultado y sobre todo al individuo.

La unión hace la fuerza, y el éxito prolongado no se alcanza nunca con individualidades aunque se posea talentosos pero aislados actores dentro de un grupo, todos necesitamos de todos, si este aspecto no es realmente reconocido difícilmente un equipo podrá permanecer con vida más allá de un proyecto.

Un gran visionario como lo fue Henry Ford dijo alguna vez “Juntarse es el principio, mantenerse juntos el progreso y trabajar en equipo es el éxito”, claro está que es una manera sencilla de explicar la manera adecuada el desarrollo natural de un equipo que ha consolidado el éxito, pues ha logrado superar cualquier tipo de diferencia interna que pueda existir y armonizar los talentos para que se complementen y logren enfrentar los diversos retos que la vida profesional pueda plantear.

El reconocernos como personas que necesitamos de otros no nos torna vulnerables sino individuos más fuertes, más maduros, pues está en la suma de habilidades y destrezas la que marca plena diferencia y nos hace superar la frontera entre el imposible y lo posible.

*Rodrigo Bernal se graduó de la Universidad José Simeón Cañas – UCA.*

Deja tu comentario